El 4º Comité Confederal apoya por unanimidad un proceso de movilización creciente para cambiar las políticas

  • El 4º Comité Confederal de UGT, en la Declaración aprobada por unanimidad, considera que el Gobierno carece de sensibilidad social y estrategia y que solo está pendiente de sus intereses electorales.
  • Denuncia que la avaricia de la patronal impide cualquier atisbo de acuerdo en materia de negociación colectiva.
  • Rechaza los PGE porque no atienden las verdaderas necesidades del país y de la mayoría de la población.
  • El sindicato denuncia que la precariedad laboral, en todas sus facetas, no deja de crecer e incide en que la lucha por la igualdad continúa.


El 4º Comité Confederal Ordinario de UGT, celebrado el 23 y 24 de mayo, ha aprobado por unanimidad una Declaración en la que apoya un proceso de movilización creciente para conseguir un cambio de políticas que permitan construir un nuevo contrato social de progreso, que ponga en el centro el bienestar de la mayoría de la población.

En este sentido, insta a impulsar las movilizaciones para defender la dignidad del sistema de pensiones, eliminar la discriminación de las mujeres, erradicar la violencia machista, recuperar una sanidad y educación públicas de calidad, reducir las situaciones de pobreza y recuperar los derechos y libertades arrebatados desde 2012.

En el mismo sentido, el Comité llama a reforzar el proceso ya iniciado, conjuntamente con CCOO, para presionar a las organizaciones empresariales para que modifiquen su actitud y negocien aumentos salariales y condiciones laborales acordes con la nueva situación de bonanza económica y elevados beneficios empresariales.

El Comité Confederal considera que la avaricia de la patronal impide cualquier atisbo de acuerdo en materia de negociación colectiva. Así, “siguen planteando propuestas que solo cabe calificar como extremistas, en la medida que plantean la desregulación prácticamente total del tiempo de trabajo, una contratación a la carta que institucionaliza la precariedad laboral, y la eliminación de derechos laborales básicos, conquistados durante décadas por la clase trabajadora”.  En materia salarial su propuesta es “confusa formalmente, injusta en su concepción y muy insuficiente en su contenido”.

Por eso, “el Comité ha refrendado que, en estas condiciones, el consenso no es posible. Tras años de devaluación salarial y de recorte de derechos por la aplicación unilateral de una infausta reforma laboral, cualquier acuerdo ahora solo puede contener garantías de ganancia de poder adquisitivo para los salarios y recuperación de parte de los derechos arrebatados”.

Respecto al Diálogo Tripartito el 4º Comité Confederal del Sindicato recoge en su Declaración que el Gobierno no tiene sensibilidad social ni estrategia, y sólo está pendiente de sus intereses electorales. Esto está provocando que los resultados sean muy escasos. Desde el acuerdo para revalorizar el SMI de 2018 a 2010, el diálogo con el Gobierno está prácticamente paralizado. El Gobierno está “gestionando el diálogo social de manera parcial y sesgada, más pendiente de sus compromisos políticos y con Bruselas, y de sus intereses partidistas electorales, que de las necesidades del país. Ni los contenidos ni las formas son los adecuados”.

PGE, inadecuados y antisociales pese a los parches puntuales ante la presión social

En esta línea el Comité califica los Presupuestos Generales del Estado como inadecuados y electoralistas. Contienen “parches puntuales que se ha visto obligado a introducir el Ejecutivo para obtener el apoyo de Ciudadanos, PNV y Nueva Canarias y para intentar frenar el descontento social que ha tomado la calle”. Pero “las cuentas públicas no atienden las verdaderas necesidades del país y de la mayoría de la población, perjudican a los que más dificultades tienen y reflejan una preocupante carencia de estrategia de medio y largo plazo…”

Además, de la “rectificación puntual e insuficiente” en pensiones, en la Declaración se resalta que “en un contexto en el que ya la mitad de los parados no tienen ningún tipo de prestación, el planteamiento del Gobierno en protección por desempleo (unificando distintos programas como el PAE y el PREPARA) “amenaza con provocar aún una menor cobertura y dejar desprotegidas a más personas, motivo por el que UGT y CCOO y 9 CCAA se han negado a darle su apoyo”.

La lucha por la igualdad continúa

Un capítulo especial merece el compromiso del sindicato para seguir luchando por la igualdad y contra la violencia de género, no solo en el ámbito doméstico sino también en el laboral. En este sentido, el sindicato plasma sus principales propuestas en esta materia y específicamente insta al Gobierno y a la patronal a que respalden un nuevo Convenio de la OIT para acabar con la violencia en el trabajo.

Asimismo, “UGT apoya a todas las personas trabajadoras que pueden ser víctimas de violencia, discriminación, acoso, insultos o cualquier tipo de malos tratos en los centros de trabajo; y anima a las víctimas de lgtbifobia y transfobia a que denuncien a sus agresores para que se les aplique el régimen sancionador que contemplan las distintas leyes autonómicas”.