Día Mundial del Habitat

Versión para impresiónVersión para impresión

En 1985, las Naciones Unidas designaron el primer lunes de octubre de cada año como el Día Mundial del Hábitat, con el objetivo de reflexionar sobre el estado de nuestros pueblos y ciudades y el derecho básico de todas las personas a una vivienda adecuada. También con este día se quiere recordar al mundo que todos tenemos el poder y la responsabilidad de moldear el futuro de nuestras ciudades y nuestros pueblos.

Las ciudades y los asentamientos humanos son el lugar donde interactuamos social, cultural, política y económicamente, y donde nos desarrollamos como seres humanos. Las urbes están afrontando desafíos demográficos, debido a que se ha producido un traslado sin precedentes del mundo rural al urbano. Además, se espera que este hecho siga incrementándose. Se estima que, en el año 2030, un 60% de la población mundial residirá en áreas urbanas, especialmente en regiones de África, Asia y América Latina. En ausencia de una adecuada planificación, las consecuencias del rápido desarrollo de las ciudades pueden ser trágicas.

Malas políticas de urbanización

En muchos lugares, los efectos de una mala política de urbanización se están ya notando; falta de viviendas apropiadas, creación de zonas deprimidas y sin infraestructuras, lo que fomenta la pobreza, el desempleo, la delincuencia, la contaminación y los problemas de salud pública, así como respuestas insuficientes ante los desastres naturales o catástrofes debidas a los efectos del cambio climático.

Este año con el Día Mundial del Hábitat, se busca concienciar acerca de las medidas para abordar los desafíos del “Manejo de Residuos Sólidos Municipales”. La campaña tiene como eslogan "Ciudades que gestionan bien los residuos" además, se busca concertar esfuerzos y realizar actividades para:

  • Crear conciencia de que la situación, de los residuos sólidos municipales, es un reto mundial que todos nosotros necesitamos abordar.
  • Facilitar un entorno para desarrollar políticas, diálogos y alianzas.
  • Promover la creación de soluciones innovativas al reto de la gestión de residuos sólidos municipales.
  • Movilizar recursos para hacer frente a los desafíos municipales de residuos sólidos.

Gestión y contaminación

UGT quiere recordar que la generación de residuos está estrechamente relacionada con los patrones de producción y consumo y la eficiencia en el uso de los recursos. La población crece a un ritmo muy rápido, pero su producción de residuos lo hace a una velocidad aún mayor. Se trata de uno de los problemas más importantes de las sociedades modernas, tanto por las necesidades de gestión como por la contaminación que generan los residuos en el suelo, el agua y el aire, afectando a los ecosistemas y a la salud pública.

Gestionar el problema adecuadamente requiere, en primer lugar, disminuir la generación de residuos. No es posible mantener el ritmo actual de generación de residuos indefinidamente, por lo que la minimización constituye un requisito obligatorio para establecer un modelo sostenible a medio y largo plazo. En segundo lugar, hay que fomentar la reutilización de materiales y productos y, en su defecto, reciclar o posibilitar otros tipos de valorización, dejando como última instancia la eliminación en vertedero. En definitiva, se deben aplicar los principios de la economía circular.

Desde el sindicato tenemos claro que el modelo económico actual es un modelo lineal, basado en “tomar-fabricar-consumir-eliminar” y que este modelo es agresivo con el medio y agotará las fuentes de suministro, tanto materiales como energéticas, además de generar una gran cantidad de residuos. Se hace por tanto necesario iniciar una senda de transición para pasar de la economía lineal a la economía circular.

En nuestro país, los potenciales beneficios vinculados al desarrollo de la Economía Circular requieren de una apuesta estratégica del conjunto de las Administraciones Públicas, y la implicación y compromiso de las empresas y los agentes sociales.

Más recursos

Se necesitan reformas políticas profundas en varias líneas, en paralelo con la gestión eficiente de los recursos y residuos, tales como son los sistemas de apoyo a las energías renovables, el diseño ecológico o la eficiencia energética, incentivando los objetivos para el reciclaje de materiales.

UGT apuesta por una política de residuos inspirada en los principios de la prevención y minimización con el fin de reducir su generación y su peligrosidad. La gestión de residuos debe abordarse desde una concepción integral que dé prioridad a la prevención, la preparación para su reutilización, el reciclado y la recuperación de materiales.

Las administraciones públicas deben disponer de medios materiales y humanos suficientes para garantizar el cumplimiento de la legislación medioambiental, ejerciendo las funciones de vigilancia, inspección y control previstas en la Ley de residuos y suelos contaminados. Por otro lado, son necesarios instrumentos económicos y fiscales que incentiven las inversiones ambientales de la industria, las compras verdes de las administraciones y del sector privado, así como medidas impositivas que, bajo criterios de cohesión territorial y social, hagan efectivo el principio de quien contamina paga.

Declaraciones de Ana García de la Torre