Bloqueados los servicios de atención telefónica durante la huelga de 24 horas convocada por UGT, CCOO y CGT

Versión para impresiónVersión para impresión

​Con un seguimiento del 75%, los 70.000 trabajadores del Sector de Contact Center -convocados por la Federación de Servicios, Movilidad y Consumo de UGT (FeSMC-UGT), CCOO y CGT- han parado con un objetivo: “Por un convenio digno, y sin recortes”. Los ciudadanos de nuestro país han podido comprobar que cuando llamaban a empresas como Movistar, BBVA, Canal de Isabel II, Orange, ING Direct, por decir parte de las empresas referentes en sus sectores, no podían atenderles.

Locuciones como “sobrecarga”, “por razones ajenas a nuestra voluntad no podemos atenderles en el día de hoy”, o incluso mensajes directos indicado a los usuarios que llamasen al día siguiente, resaltan la importancia de los servicios de Contact Center. El hashtag #ColgamosLosCascos ha sido Trending Topic en España durante todo el día de hoy.

Los trabajadores y trabajadoras del sector, han manifestado que no quieren recortes en su convenio, y van a seguir defendiendo sus derechos hasta que la patronal renuncie a sus pretensiones de devaluar aún más sus condiciones de trabajo y se siente en la mesa de negociación para pactar unas condiciones dignas o de lo contrario, desde FeSMC-UGT seguiremos convocando movilizaciones, pues el mensaje de los trabajadores/as del sector ha sido alto y claro.

Tenemos situaciones en el Contact Center que desde el sindicato queremos abordar y solucionar: un gran número de trabajadores tienen jornadas parciales contra su voluntad; con salarios por tanto de 500 o 600 euros, que además han surgido empresas “piratas” que compiten contra las “legales” pagando salarios más bajos aún, fomentando el “dumping social”, y que debemos eliminar, pues nos perjudica a todos; se hace un abuso de la contratación a través de ETTs; miles de trabajadores no pueden planificar su vida con más de siete días de antelación; o el limbo legal de los contratados por obra antes del 18 de Junio de 2010, etc.

Con salarios que no llegan a 900 euros, si es que tienen la suerte de trabajar a tiempo completo, no podemos aceptar que para que las empresas sigan manteniendo su volumen de negocio y beneficios, sigamos perdiendo derechos y salario.