Unos parches que no solucionan la pobreza energética

Versión para impresiónVersión para impresión

Los cambios introducidos en el bono social son insuficientes para paliar la situación de pobreza de muchas personas


  • El paquete de medidas en materia energética aprobado hoy por el Consejo de Ministros añade más confusión a los problemas del actual bono social.

  • Por un lado, introduce medidas en el bono social eléctrico que deja fuera a personas y familias vulnerables; por otro, crea el bono social térmico, que no ofrece una cobertura universal ni prolongada en el tiempo.

  • UGT reclama una Estrategia Nacional contra la Pobreza Energética, que incluya medidas que permitan una actuación integrada para erradicar y prevenir situaciones de pobreza energética.  

La Unión General de Trabajadores considera que las medidas en materia energética aprobadas hoy por el Consejo de Ministros no solucionan los problemas del actual bono social, sino que añaden mayor confusión.

El sindicato manifiesta que, por un lado, introduce medidas en el bono social eléctrico y, por otro, crea uno nuevo, el bono social térmico, que se aplica de forma automática al tener el primero. Para UGT, hubiera sido más fácil ampliar el bono social en lugar de crear una nueva figura que puede llevar al consumidor a una mayor confusión.

El sindicato denuncia que este paquete de medidas amplía el bono social eléctrico solamente a las familias monoparentales. También prohíbe los cortes de luz a familias con menores de 16 años, dependientes de grado 2 o 3 (dejando fuera las de grado 1), o con discapacidad del 33% o más. Las modificaciones introducidas en el bono social son insuficientes porque siguen excluyendo a personas y familias en situación de pobreza, que no pueden permitirse el mantenimiento adecuado de su vivienda.

Paralelamente, el Gobierno crea un nuevo bono social térmico, que incluye los combustibles de calefacción (gas natural, gas butano, gasóleo, pellets, etc.), que tiene un carácter temporal y, por lo tanto, no ofrece una cobertura universal ni da continuidad en el tiempo.

Para UGT, una medida como ésta, de emergencia social, no se puede condicionar a la zona climática donde esté situada la vivienda de las familias que no pueden permitirse mantener su hogar a una temperatura adecuada y que, recordemos, según la Encuesta de Condiciones de Vida del INE 2017, ascendía al 77,8% de la población.

Por ello, el sindicato considera fundamental una Estrategia Nacional contra la pobreza energética, donde se introduzcan medidas estructurales que permitan una actuación integrada para erradicar y prevenir situaciones de pobreza energética.


► Audio valoración de Adela Carrió, Secretaria Confederal de UGT