Un nuevo paso hacia la igualdad

Versión para impresiónVersión para impresión

► La proposición de ley para garantizar la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación, tomada en consideración en el Congreso, recoge varias de las propuestas de UGT y es un paso importante en el camino hacia la igualdad.
 
► No obstante, hay que ir más allá y avanzar, en el marco del diálogo social para conseguir la equiparación real entre mujeres y hombres en los centros de trabajo.
 
► UGT aprovechará la tramitación parlamentaria para que, durante el proceso de enmiendas, pueda mejorarse el contenido de esta norma.

Esta proposición de ley para garantizar la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación fue presentada el pasado mes de septiembre por el PSOE, y recoge parte de las propuestas de UGT como: que se defina, de forma expresa,  los conceptos de igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres;  que se garantice por ley la igualdad en el acceso al empleo, a la formación, a la promoción profesional y a las condiciones de trabajo; o que se prohíba, expresamente, cualquier tipo de  discriminación, directa e indirecta, por razón de sexo, incluido el acoso sexual y el acoso por razón de sexo.
 
Asimismo, incluye la obligación de establecer acciones positivas en el empleo y la ocupación por parte de los poderes públicos, y el deber de negociar acciones positivas a favor de las mujeres cuando se demuestren situaciones patentes de desigualdad en la negociación colectiva. Cuestiones que forman parte de las reivindicaciones recogidas en el programa de acción del sindicato en el 42º Congreso Confederal.
 
UGT confía en que se constituya, lo antes posible, la Oficina Estatal de Lucha contra la Discriminación por razón de sexo, que establece esta proposición de ley. El sindicato entiende que esta Oficina formará parte de la Unidad de lucha contra la discriminación creada ya en el Plan Director de la Inspección de Trabajo 2018-2020.
 

Bonificar la contratación de mujeres
 
El sindicato califica de acierto que se recupere la bonificación a la contratación de mujeres que abandonaron el empleo por razón de los cuidados y el establecimiento por ley de la garantía de igualdad de trato y oportunidades en el sistema de clasificación profesional, aunque considera insuficiente el texto del artículo, dado que esta cuestión necesitaría un desarrollo reglamentario, y ser debatido en el marco del diálogo social. 
 
Respecto a las medidas de conciliación, UGT pone en valor el avance en la equiparación de los derechos en esta materia, como puede ser que el periodo de lactancia (ahora denominado por cuidado del lactante) se prorrogue hasta los 12 meses, en caso de disfrute de ambos progenitores.  No obstante, estima que el coste de que esa media hora de reducción, entre el mes 10 y 12, corra a cargo de la Seguridad Social y no de la empresa, complicará enormemente su ejercicio.
 
Asimismo, lamenta que no haya habido avances en los casos de nacimiento de bebés prematuros o que deban permanecer hospitalizados, puesto que las dos horas de reducción de jornada siguen siendo a cargo del progenitor que las disfrute y no a cargo de la empresa.
 

Prestación por parto
 
El sindicato considera positivo no sólo el incremento, para los progenitores varones, de las prestaciones por cuidado de menores (tanto en el empleo público como en el privado), sino que las prestaciones de maternidad y paternidad cambien su denominación, pasando a denominarse prestación por parto (6 semanas para cada progenitor) y prestación por cuidado parental (10 semanas para cada progenitor).

Estas denominaciones son más acordes con la realidad actual de las familias y con las legislaciones de los países de nuestro entorno, si bien todo ello requiere sendas modificaciones en el contenido de los convenios colectivos, por lo que hubiera sido deseable que estos cambios se hubieran debatido previamente con las organizaciones sindicales y empresariales.

El sindicato estima que el texto se queda corto respecto al deber de cumplir con el principio de presencia equilibrada en los Consejos de Administración de las grandes empresas a partir del año 2023. Si bien la Ley de Igualdad solo establecía una recomendación en este sentido, ya daba a estas empresas 8 años para hacerlo. Algo que apenas ha tenido traslación práctica.

UGT aprovechará la tramitación parlamentaria para que, durante el proceso de enmiendas, pueda mejorarse el contenido de esta norma.