UGT reclama mecanismos de control de la contratación temporal fraudulenta

Versión para impresiónVersión para impresión
Baja el desempleo juvenil a costa de contratos cada vez más precarios

Los datos de la EPA del tercer trimestre revelan que la tasa de paro juvenil se sitúa en el 33%, un 1,6% menos que en el segundo trimestre, y 2,9% respecto al mismo periodo del año anterior. Pero este descenso es sobre todo de carácter estacional, asociado a las actividades estivales, y se asienta en la creación de empleos cada vez más temporales y precarios. Además, el paro afecta todavía a 528.800 jóvenes, una cifra altamente preocupante máxime teniendo en cuenta los recursos económicos destinados en el marco del Plan de Garantía Juvenil, lo que revela su escasa eficiencia, sobre todo, en lo que se refiere a la creación de empleo de calidad.

UGT, a través de su asociación juvenil, RUGE, destaca, que la precariedad es un problema que afecta sobre todo a los jóvenes y muy especialmente a los que acceden por primera vez al mercado de trabajo. Insta a adoptar de manera urgente medidas encaminadas a:

  • Estimular la actividad económica apostando por políticas que faciliten el cambio de modelo productivo, para lograr más competitividad y más y mejores empleos.
     
  • Equiparar el salario de la juventud al de los trabajadores de más edad, de modo que por el mismo trabajo se cobre el mismo salario.
     
  • Un plan del empleo que configure una estrategia y recursos para combatir el desempleo juvenil. 
     
  • Reforzar y mejorar el plan de Garantía Juvenil para ampliar la protección de este colectivo y aumentar su inserción.
     
  • Establecer mecanismos de control que persigan la contratación temporal fraudulenta.
Youtube: