UGT denuncia la pretensión del Gobierno de parchear el Plan de Garantía Juvenil fracasado

Versión para impresiónVersión para impresión

​UGT considera que el Gobierno tiene que reconocer que el Plan de Garantía Juvenil no funciona, dejar de poner parches y, a partir de ahí, reconstruirlo a través del diálogo social, de forma real, con mecanismos de seguimiento y control que permitan evaluar resultados sin tener que esperar dos años para constatar su fracaso. El Ejecutivo no puede plantearse renovar este plan en las mismas condiciones. Es preciso hacer frente al desempleo y al efecto desánimo que se extiende en este sector de la población con políticas activas y formación que incorporen y mantengan a los jóvenes en el mercado de trabajo.

El desempleo juvenil es una de las mayores preocupaciones de UGT. Los últimos datos en materia de empleo juvenil revelan un descenso significativo de la población activa y de la tasa de ocupación. Los altos niveles de temporalidad, parcialidad y desempleo entre los jóvenes en España, la falta de oportunidades en el empleo y de formación han provocado la extensión del efecto desánimo (en el último año hay 65.600 jóvenes inactivos más).

Actualmente hay 6,5 millones de jóvenes menores de 30 años en España en edad de trabajar, según la Encuesta de Población Activa del tercer trimestre de 2016. De ellos, 2,8 millones son inactivos y 3,7 millones quieren trabajar. De estos últimos, sólo 2,5 tienen un empleo; el resto, 1.162.400 jóvenes menores de 30 años, están desempleados.

Con respecto a Europa, la tasa de empleo de los jóvenes menores de 25 años se encuentra más de 12 puntos por debajo de la de los vecinos europeos, mientras su tasa de paro más que duplica los valores medios de la Unión Europea. Entre los jóvenes de 25 a 29 años la situación es similar, con una tasa de ocupación 10 puntos inferior y una tasa de desempleo que dobla las europeas.

En el último año, pese a que se ha reducido el número de desempleados jóvenes en 215.600, no se ha generado empleo en la misma cuantía. Solo un tercio de los jóvenes que ha dejado el paro tiene un empleo. Y hay 65.600 activos menos.

Pese a estos datos, el Plan de Garantía Juvenil, aprobado en Europa para que se aplicara en todos los países con una elevada tasa de desempleo juvenil y que en España se ha desarrollado sin dialogo social, ha sido un auténtico fracaso. La participación de los jóvenes en estos planes ha sido casi nula y no por falta de interés, sino principalmente por desconocimiento de su existencia -por falta de información- y por la complejidad de su registro. A 31 de octubre de este año, estaban inscritos  369.056 jóvenes menores de 30 años, menos del 56% de los desempleados registrados, y sólo un 31,7% de los desempleados de este tramo de edad, según la EPA.

El Sistema Nacional de Garantía Juvenil, tal y como UGT ha denunciado siempre, adolece de falta de trasparencia y nunca se ha podido evaluar la repercusión real que han tenido las acciones que hasta el momento se han llevado a cabo en materia de orientación, formación e inserción. Las organizaciones sindicales han demandado reiteradamente información y que el Gobierno convocara la comisión de seguimiento del plan para evaluar los resultados de dichas acciones.

Los propios órganos que ejecutan el plan han reconocido que tiene grandes fallos que lo hacen ineficaz y que tampoco tienen medios para evaluar los resultados de las acciones realizadas.

La Recomendación del Consejo Europeo sobre la Garantía Juvenil señala que los menores de 25 años (en España, en 2015 el Gobierno tomó la decisión de ampliar el colectivo de beneficiarios hasta los 29 años) puedan recibir en un plazo máximo de cuatro meses una oferta de empleo, de educación o formación, tras haber finalizado sus estudios o quedar desempleados. En el Informe sobre la Aplicación de la Garantía Juvenil de la Comisión Europea se especifica claramente que para España no se dispone de información. Pero sí queda claro por parte de la Comisión en su documento de evaluación general sobre el Plan para 2016 que, a pesar del descenso en el desempleo juvenil en España, este sigue siendo elevado. También especifica la Comisión en su informe de evaluación que el Plan de Garantía Juvenil aún no ha dado resultados en nuestro país y que el número de registros permanece bajo.

UGT, una vez más, reclama al Gobierno que deje de poner parches a un plan que ha sido un auténtico fracaso y reivindican que se retome la senda del diálogo social para construir un Plan de Garantía Juvenil nuevo, con debate y participación de los interlocutores sociales, que sea operativo, eficaz, y con unos mecanismos de seguimiento y control tales que no haya que volver a esperar otros dos años para analizar y concluir que los pasos que se han dado han sido muy insuficientes. Es preciso trabajar de forma eficaz en favor de políticas activas de empleo y formación que incorporen y mantengan a la juventud al mercado laboral.

---------------------------------------

 

Eduardo Magaldi, Responsable del Departamento Confederal de Juventud