UGT apoya las movilizaciones en Ecuador y exige respeto a los derechos humanos

Versión para impresiónVersión para impresión

Acto de ASOPREMA en la sede del Sindicato


“Apoyamos las protestas de Ecuador contra el ‘paquetazo’, que no son más que un nuevo intento de aplicación de las fracasadas recetas del FMI, privilegiando la austeridad y la reducción del gasto público sobre el bienestar y los derechos del conjunto de la población” afirmó el domingo el Secretario de Política Internacional de UGT, Jesús Gallego, durante su intervención en el acto de solidaridad con la situación que vive Ecuador organizado en la sede del Sindicato por ASOPREMA (Asociación para el Progreso de los Ecuatorianos en Madrid).

UGT ha condenado, como recordó Gallego, la agresiva respuesta del Gobierno de Lenin Moreno a las protestas democráticas “iniciadas por el movimiento indígena, a quienes se sumaros diferentes organizaciones sociales y de trabajadores”.

Un Gobierno que no respeta el mandato popular

Ecuador está sufriendo, según el responsable de Política Internacional de UGT, “no solo las terribles consecuencias de un Gobierno que no respetó el mandato popular, aplicando un programa económico para el que no había sido votado, sino seguramente lo que era más difícil de imaginar, el coste que Lenin Moreno le iba a hacer pagar al pueblo ecuatoriano en su plan de restauración neoliberal”, con siete personas asesinadas, miles de heridos y detenidos, la persecución de dirigentes sociales y políticos por el solo hecho de ser opositores.

Promover soluciones democráticas y dialogadas al conflicto

“Consideramos –afirmó Gallego- que, a la luz de los hechos, el Gobierno en funciones de España sólo puede exigir al Gobierno de Ecuador acabar ya con las graves violaciones a los derechos humanos cometidas en la represión antes mencionada y de la que el Presidente es directamente responsable, y exigir se busque y enjuicie a las personas autoras de tales violaciones”.

Jesús Gallego concluyendo que “tanto el Gobierno de España como la UE deben promover la resolución de los conflictos a través de un diálogo democrático que incluya la atención de las necesidades de la población para garantizar la democracia, el respeto a la libertad y condiciones de vida digna”.