Por la armonización y el alza salarial en toda Europa

Versión para impresiónVersión para impresión

Jesús Gallego ha instado a que el “movimiento sindical vuelva a la vanguardia, para lograr una mayor y mejor integración europea”


El Secretario de Política Internacional de UGT, Jesús Gallego, ha defendido “la armonización y el alza salarial en toda Europa, para lograr una mayor cohesión social” y ha alentado a que “el movimiento sindical vuelva a estar en la vanguardia, para lograr una mayor y mejor integración europea”.
En este sentido, ha afirmado que “necesitamos más y mejor Europa y señales fuertes en esa dirección, aunque sea avanzando con velocidades diferentes, pero con cooperaciones reforzadas”. Todo esto implica avanzar en la calidad del empleo, de los productos, aumentar las inversiones. “Esta es una gran batalla para el sindicalismo europeo, porque los síntomas de una regresión son demasiados serios y evidentes”- ha señalado.

Gallego ha hecho estas declaraciones durante su intervención en el Foro sobre “La Europa del Este, entre populismo y deriva autoritaria. El caso de Polonia y Hungría”, que se ha celebrado, en Italia, en el marco del Encuentro de la CGIL, edición 2018.
El Secretario de Política Internacional ha denunciado que los gobiernos actuales de ambos países han practicado políticas muy regresivas, tanto en el ámbito económico como en el recorte de libertades democráticas, “lo que nos debe alertar”.

El nivel salarial es extremadamente bajo en estos países y, además, son los receptores de un mayor dumping social por el desplazamiento de los trabajadores. De hecho, la Confederación Europea de Sindicatos fuerza para combatir la brecha salarial entre los países del Este y del Oeste, pero no tiene tampoco que olvidarse de la Europa del Sur que “ha sufrido graves consecuencias de empobrecimiento y desigualdades durante la crisis y hasta ahora”.

Más Europa social

El Secretario de Política Internacional ha manifestado que la causa de la actual regresión política y del populismo de derechas, reside en una decepción cada vez más profunda de los ciudadanos. Según el Eurobarómetro, el 50% de los europeos no están de acuerdo con la dirección y orientación de la UE. Tienen la percepción de que la UE no solucionará sus problemas, y esta percepción es ya generalizada, sobre todo, entre los que más sufren las desigualdades.

Por eso, “la dimensión social es imprescindible para reducir los efectos negativos que puede tener el mercado único y la mundialización, sobre los modelos sociales nacionales”.

Asimismo, ha abogado por cambiar las reglas europeas que impiden políticas de crecimiento y empleo. En este sentido, ha advertido que “No hay salida sin cambiar esas reglas neoliberales que han convertido a la UE en un mal ejemplo de la economía mundial. El excedente comercial de la zona euro se eleva al 3% de su PIB, lo que indica una demanda interna claramente insuficiente. Son necesarias medidas de aumento de la demanda, de los salarios y de las prestaciones sociales”- ha dicho.