Más recursos del Gobierno y las empresas para erradicar la violencia de género

Versión para impresiónVersión para impresión

Cristina Antoñanzas reclama mejorar los derechos laborales de las víctimas en una jornada de UGT-Castilla y León


La Vicesecretaria General de UGT, Cristina Antoñanzas, ha reclamado “al Gobierno medidas urgentes, y a las empresas protocolos de actuación, para erradicar la violencia de género de nuestra sociedad”.

“971 mujeres han sido asesinadas por violencia de género en España desde 2003, la manifestación más brutal del terrorismo machista. Erradicar la violencia de género requiere la voluntad y el esfuerzo de toda la sociedad”, ha señalado.

Cristina Antoñanzas ha realizado estas declaraciones durante las jornadas “Estrategias políticas para erradicar la violencia de género” organizada por UGT-Castilla y León en Salamanca, donde ha reclamado “implantar una cultura en las empresas de tolerancia cero contra la violencia de género, así como de prevención eficaz y efectiva frente a la misma”.

De este modo, el sindicato entiende que el Gobierno debe establecer por ley la necesidad de “impulsar protocolos de prevención y eliminación del acoso sexual y el acoso por razón de sexo en las empresas. Mientras tanto, los interlocutores sociales debemos convertirlo en una realidad dentro de la negociación colectiva”.

Antoñanzas ha considerado imprescindibles mejores empleos y salarios para acabar con la violencia de género en nuestro país, “porque tienen mucha relación. Cuanta más precariedad, más riesgo de aumentar las distintas formas de violencia contra las mujeres. Según el borrador del último informe del Observatorio Estatal de Violencia sobre la Mujer de 2016, de las 44 víctimas mortales por violencia de género, solo el 41% estaba trabajando”.

Además, resulta fundamental impulsar “políticas activas de empleo eficaces que permitan y garanticen a las mujeres víctimas de violencia de género acceder al mercado laboral y a empleos de calidad, algo que en la actualidad no se hace. Los contratos bonificados por violencia de género en 2016 solo supusieron el 0,009% del total de la contratación femenina y, de esa contratación bonificada, el 76% era temporal”.

Mejorar los derechos laborales de las víctimas

Durante su intervención, la Vicesecretaria General de UGT ha reclamado también “adaptar las medidas de fomento de empleo y formación a la realidad de las mujeres víctimas de esta lacra, así como la eliminación de las limitaciones de las medidas de protección social establecidas; mejorar el derecho de reducción de jornada de las víctimas en relación a la protección por desempleo; o un permiso o licencia retribuida por un periodo no inferior a dos meses, similar al que tienen reconocido las empleadas públicas”.

Además, es imprescindible “garantizar que las trabajadoras víctimas no sufrirán ningún perjuicio laboral o económico como consecuencia de las ausencias o bajas médicas derivadas de su situación; mecanismos de financiación apropiados y adecuados para los programas y las acciones de lucha contra el acoso sexual y psicológico; y aumentar los recursos humanos y económicos de los distintos agentes implicados en la lucha contra esta lacra”.

“En definitiva”, ha señalado Antoñanzas, “luchar contra la violencia de género con todos los instrumentos a nuestro alcance. Luchar contra la discriminación y la desigualdad de género a todos los niveles para poder impulsar el modelo de sociedad que este país se merece”.