La participación sindical es clave en el desarrollo de los derechos sociales en Europa

Versión para impresiónVersión para impresión

Jesús Gallego en el seminario sobre Los comités de empresa europeos y el Pilar europeo de Diálogo Social (2019-2031)


El Secretario de Política Internacional de UGT, Jesús Gallego, ha afirmado que “el interés de los trabajadores y trabajadoras debe prevalecer sobre la gestión financiera y que hay que conservar los derechos adquiridos y avanzar en nuevos derechos, para que el modelo social europeo vaya siendo cada vez más una realidad y deje de ser una utopía”. Gallego ha hecho estas declaraciones durante su intervención en el seminario formativo sobre Los comités de empresa europeos y el Pilar europeo de Diálogo Social (2019-2031) que se ha desarrollado en la sede de UGT Catalunya.

Gallego ha destacado que UGT está involucrada en el proceso de diálogo social europeo, que incluye el desarrollo del Pilar Europeo de Derechos Sociales, cuyo contenido es posibilista, pero de insatisfactorio desarrollo.

Ha recordado que el Pilar, que se proclamó en 2017, no es una herramienta legalmente vinculante, su desarrollo depende de los Estados Miembros y no cuenta con una dotación del presupuesto comunitario específica. Además, aunque los sindicatos y la sociedad civil están implicados en su desarrollo, el grupo de empresarios no tiene ningún interés en su implementación. Es muy difícil, además, que los países adopten políticas sociales cuando persisten las restricciones presupuestarias.

Los Planes Nacionales de Reformas y los PGE deben contar con la participación sindical

El Semestre Europeo y las recomendaciones específicas por país son las únicas vías para poner en marcha este Pilar Europeo de Derechos Sociales, que debe diseñarse desde el diálogo social y con la participación activa de los sindicatos. Se supone que los agentes sociales deberían estar involucrados en el diseño de los Planes Nacionales de Reformas y ser consultados en la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado para poner en práctica políticas sociales.  Sin embargo, los Gobiernos nacionales suelen hacer justo lo contrario, expulsan a los sindicatos de este tipo de procesos de decisión.

Demandas sindicales

Para garantizar la eficacia del Plan Europeo de derechos sociales, los sindicatos proponen:

• Un presupuesto comunitario potente.

• Un mecanismo de deuda pública común para evitar tener que ajustar país a país, como ha pasado en la anterior crisis.

• Adoptar un Protocolo Social que iguale los derechos sociales con la libertad económica. Esto permitiría que el Parlamento Europeo pudiera implicarse más en el desarrollo de la dimensión social.

• Utilizar objetivos mínimos conjuntos para garantizar un grado mínimo de cohesión social.

• Adoptar medidas correctivas para rectificar la orientación neoliberal de los principales proyectos de integración. Así, mejorar la dimensión social, implica actuar en la Unión Económica Monetaria y en el mercado único. El objetivo es que la política social se integre en la política económica.

• Establecer medidas para que prime en el modelo europeo el principio solidario al neoliberal. Esto implica adoptar medidas para propiciar una política fiscal y salarial justa, la protección transfronteriza de los trabajadores y trabajadoras, un seguro de desempleo europeo, etc.