La OIT trabaja en la reclamación sobre fijación de salarios mínimos interpuesta por UGT y CCOO

Versión para impresiónVersión para impresión
​Los secretarios generales de UGT y CCOO, Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, han enviado una carta a la Organización Internacional de Trabajo (OIT) con informaciones complementarias sobre la reclamación formulada en marzo de 2014 por las organizaciones sindicales contra el Gobierno de España por incumplimiento del convenio sobre fijación de salarios mínimos. La OIT, que admitió la reclamación y está trabajando en ella, había solicitado más datos al respecto.

 
En una carta dirigida a la directora del Departamento de Normas Internacionales del Trabajo de la OIT, los secretarios generales de CCOO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, reiteran y ratifican las alegaciones y argumentos expuestos en la comunicación de reclamación presentada en marzo de 2014, actualizando los datos presentados entonces.

 
En el escrito afirman que: “Aunque en esta ocasión, para el ejercicio 2015, se haya producido un incremento del salario mínimo interprofesional (SMI) en un 0,5% en relación con las cuantías vigentes entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2014, persisten en todo su contenido y alcance los incumplimientos denunciados en su día también respecto del artículo 3 del Convenio nº 131 OIT. El SMI en España no garantiza las condiciones mínimas de subsistencia del trabajador y su familia como evidencian los datos de la Encuesta de Condiciones de Vida.”

 
Méndez y Toxo recuerdan que en la citada ECV de 2014 “el umbral de riesgo de pobreza para una sola persona se situó en 7.961 euros sin alquiler imputado y en 9.291 con el alquiler imputado. El SMI tanto en 2013 como en 2014 se mantuvo congelado en 9.034 euros brutos anuales y en 2015 en 9.080,40 euros brutos; es decir, muy cercano al umbral de riesgo de pobreza e incluso por debajo si se considera el umbral de pobreza con alquiler imputado.” “La insuficiencia del SMI es alarmante cuando del mismo depende la subsistencia del trabajador y de algún miembro más de su familia.

 
En este caso, dicho hogar se encuentra claramente en situación de riesgo de pobreza, muy por debajo del umbral de riesgo relativo y cercano ya a situaciones de pobreza y carencia material severa”
“Los factores económicos y la crisis no justifican la manifiesta y alarmante insuficiencia del salario mínimo en España. Si en nuestro país el SMI no permite cubrir las necesidades de los trabajadores y de sus familias y la fijación de su cuantía no contribuye a la reducción de la pobreza y a la mejora de la protección social, se debe a decisiones políticas que no se justifican por el contexto económico español. El SMI en España se encuentra muy por debajo del objetivo europeo (60% del salario medio) y muy por debajo del promedio de los principales países de la Unión Europea y del nivel que correspondería para un país con el desarrollo económico de España”.

 
El SMI español es de los más bajos de la UE en relación a su salario medio, suponiendo poco más del 50% del salario mínimo de los países más desarrollados de Europa que disponen de SMI.​