La negociación colectiva debe contribuir a garantizar un futuro de trabajo justo

Versión para impresiónVersión para impresión

Mª Carmen Barrera en la inauguración del Encuentro del CES: “El futuro de la negociación colectiva”, que forma parte de los cursos de verano de El Escorial


La presidenta en funciones del Consejo Económico y Social (CES) y Secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social de UGT, Mª Carmen Barrera, ha afirmado que “la negociación colectiva tiene el reto de continuar siendo relevante como instrumento de la futura gobernanza del trabajo, para lo cual será necesario que incorpore, de forma decidida, herramientas que faciliten la innovación, la competitividad y la adaptación, como garantía de empleo y bienestar”.

Ha destacado el papel clave de la negociación colectiva y de sus protagonistas, los agentes sociales, “para facilitar una transición justa, frente a los cambios socioeconómicos y laborales que se avecinan, muchos de ellos asociados a la transformación digital”.

Ha dicho que es necesario “seguir impulsándola y enriquecer sus contenidos en relación con los cambios tecnológicos y sus repercusiones en el empleo y en las relaciones de trabajo. “La negociación colectiva puede facilitar la transformación digital de las organizaciones productivas. Y lo puede hacer dinamizando las relaciones laborales en un sentido proactivo, anticipándose a los cambios y sus efectos”. Pero para ello, es preciso el equilibrio y la normalización de estas relaciones laborales, “un activo que hay que poner en valor, por su contribución a la marcha general de la economía y la sociedad”.

Barrera ha hecho estas declaraciones durante la inauguración del Encuentro del CES de España: “El futuro de la negociación colectiva”, que forma parte de los cursos de verano de El Escorial.

La negociación colectiva como redistribuidora de la riqueza

La presidenta en funciones del CES ha recordado que la Memoria del CES de 2018 hablaba de una superación de la crisis, pero con secuelas que permanecen, como la desigualdad, los desequilibrios de nuestra economía y de nuestros sistemas de protección social, y con carencias para afrontar el cambio tecnológico o el desarrollo sostenible. Y ha resaltado que la negociación colectiva y sus protagonistas, son esenciales para combatir estas secuelas y para facilitar la redistribución de la riqueza. Así, la determinación de salarios dignos permite una reducción de la desigualdad, facilita la mejora de la productividad y mayores ingresos para los sistemas de protección social. Asimismo, ha destacado la contribución de la negoción colectiva para mejorar el capital humano y su adaptación al cambio tecnológico.

 

Vídeo: