La herencia de la reforma laboral: más precariedad y desigualdad

Versión para impresiónVersión para impresión
EPA segundo trimestre de 2019
La Encuesta de Población Activa correspondiente al segundo trimestre del año muestra que la economía española sigue generando empleo a un ritmo anual del 2,38%, consiguiendo reducir su tasa de paro hasta el 14,02%.
 
Sin embargo, los datos también constatan que buena parte del empleo creado es de baja calidad: temporal, estacional, precario y mal pagado. La herencia del Gobierno del PP, y de su reforma laboral, ha permitido una extensión de la precariedad y de la desigualdad en el mercado laboral:
 
·       La tasa de ocupación de las mujeres (59,01%) se sitúa más de 10 puntos por debajo de la masculina (69,96%), mientras su tasa de paro se mantiene por encima: 15,78% frente al 12,49%.

·       Sigue enquistada la temporalidad (la tasa alcanza al 26,4% de los asalariados).

·       La parcialidad involuntaria persiste: 53 de cada 100 ocupados a tiempo parcial desearía trabajar a jornada completa. Una situación que afecta especialmente a las mujeres, cuya tasa de parcialidad asciende al 24,1%, frente al 7,1% de los hombres.
 
Asimismo, continúa la precariedad en el desempleo, con una extensión del paro de larga duración (más de un millón de desempleados llevan buscando trabajo dos años o más), 992.800 hogares con todos sus miembros en paro, una tasa de cobertura aún en el 61% y unas políticas de empleo que no son efectivas a la hora de mejorar la empleabilidad de las personas, en especial de las personas en paro de larga duración.
 
Para UGT las políticas de empleo deben enfocarse a la creación de empleo de calidad y con derechos, a la mejora de los salarios de la población, a la reducción del desempleo de larga duración, a través de la protección de las personas y el impulso de las políticas activas desde lo público.
 
En este sentido, para UGT son urgentes medidas que eliminen la precariedad y la desigualdad en el mercado de trabajo. El nuevo Gobierno que salga en esta legislatura deberá, no sólo afrontar la necesaria derogación de la reforma laboral, sino tomar medidas adicionales que penalicen la contratación precaria, reforzando los recursos destinados a la Inspección de Trabajo.
 

Además es fundamental acometer un cambio del modelo productivo sustentado en una política industrial que convierta a la industria en el principal motor de generación de empleo estable con derechos.
 
Todo ello es fundamental para encarar una etapa de crecimiento sostenible y conseguir reducir los altos niveles de desigualdad y pobreza que aún sufre buena parte de la población de nuestro país.

Datos de interés
 
Según la Encuesta de Población Activa (EPA), el segundo trimestre de 2019 refleja 333.800 personas empleadas más que en el primer trimestre del año (un 1,71%), hasta alcanzar 19,8 millones. En términos desestacionalizados, esta variación trimestral es menor, del 0,31%.
 
Por su parte, el desempleo también disminuye en 123.600 personas este mes (un 3,68%), situándose el número total de desempleados en 3.230.600. En la serie desestacionalizada el descenso es del 0,53%.
 
En cómputo interanual las cifras muestran tanto el aumento del empleo (de 460.800 personas, un 2,38%), como la reducción del paro (259.500 personas menos en desempleo, un 7,43%).
 
Se observa, así, por un lado, un crecimiento de la ocupación que eleva la tasa de empleo al 64,49% (0,91 puntos más que en el primer trimestre y 0,95 puntos superior al segundo trimestre de 2018) y reduce la tasa de paro al 14,02% (0,67 puntos menos que el trimestre anterior y 1,26 p.p. inferior al mostrado un año antes).
 
El comportamiento seguido por la población activa refleja cierta estabilidad, con un incremento mensual del 0,92% (210.200 personas activas más) y en el año del 0,88% (201.400 activos más). La tasa de actividad se mantiene en un 58,74%, con un incremento de 0,39 p.p. en el trimestre y un leve descenso de 0,05 p.p. en el año.
 
En términos trimestrales y anuales, tanto en volumen como en tasa, ha aumentado la ocupación y ha descendido el paro, entre los hombres y las mujeres. No obstante, las brechas persisten: la tasa de paro masculina, del 12,49% es inferior a la femenina, del 15,78%; mientras la de ocupación es del 69,96% para hombres y del 59,01% para mujeres.
 
Por grupos de edad, aumenta el empleo en el trimestre en todos los rangos, con excepción del tramo entre 35 y 39 años, por la caída del empleo femenino. En el año, cabe reseñar el descenso de ocupación mostrado en ambos sexos, para este mismo grupo, además de entre los 40 y 44 años en el caso masculino y entre 20 y 24 años en el femenino. En los grupos de jóvenes de 16 a 19 años (hombres) y los que buscan su primer empleo aumenta el paro en el trimestre; al igual que lo hace entre las mujeres de 20 a 24 años en términos anuales.
 
Las cifras de ocupación son positivas para el conjunto de los sectores de actividad excepto la agricultura (donde desciende el empleo un 3,62% trimestral y un 1,60% anual). La construcción también reduce su empleo un 0,39% en el segundo trimestre.

Destaca en términos absolutos la creación de empleo en el sector servicios (313.200 personas más en el trimestre), debido al inicio de la temporada de turismo. La industria aumenta la ocupación en un 2,07%.
 
En términos interanuales también sobresale el empleo en el sector terciario en valores absolutos (con 371.200 personas empleadas más; un 2,55%). En términos relativos, la construcción crece un 5,03% y la industria un 1,53%.
 
Las mejores cifras en el segundo trimestre se originan en el sector privado (352.900 empleos más en el trimestre), frente al público (19.100 menos). En el año crece la ocupación en ambos casos: un 2,46% en el público y un 2,37% en el privado.
 
El número de asalariados ha aumentado desde el primer trimestre en 330.500 personas (un 2,02%), y en cómputo anual en 431.000 personas (un 2,65%).
 
En este sentido, las cifras son relevantes:

• Debido al inicio de la temporada estival, se produce un fuerte aumento del empleo temporal en el trimestre, con 166.100 ocupados temporales más (un 3,92%), mientras el empleo indefinido crece un 1,36% (164.500 personas).

• En el año el empleo temporal ha subido un 0,98%, frente a un 3,26% que lo ha hecho el indefinido.
 
• La tasa de temporalidad se sitúa en el 26,4% de los asalariados.
 
Asimismo, el empleo a tiempo parcial crece en el trimestre un 1,75% y un 1,79% en el año. La parcialidad involuntaria sigue siendo un grave problema de nuestro mercado laboral. Casi 1,6 millones de ocupados a tiempo parcial trabajan en estas condiciones de forma involuntaria. El porcentaje de parcialidad involuntaria se sitúa en el 53%.
 
Finalmente, cabe destacar los datos de desempleo de larga duración: el 45% de las personas en paro lleva más de un año buscando empleo, siendo muy elevada la incidencia de las personas que llevan buscando empleo más de dos años (más de un millón, que representan el 31% de los desempleados).

 

Audio de Mari Carmen Barrera, Secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social de UGT

Vídeo: 
📹 Estás viendo: 
Mari Carmen Barrera, Secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social de UGT