La formación, clave para atender a las víctimas de violencia de género

Versión para impresiónVersión para impresión

Cristina Antoñanzas participa en la 3ª Conferencia de Mujer de FeSP-UGT


La Vicesecretaria General de UGT, Cristina Antoñanzas ha inaugurado la 3ª Conferencia de Mujer, organizada por la Federación de Empleados y Empleadas de los Servicios Públicos de UGT (FeSP-UGT), donde ha subrayado la importancia de formar a los trabajadores y trabajadoras del sector público en materia de igualdad para que puedan atender y proteger a las víctimas de violencia de género.

“Hay que redoblar los esfuerzos y el compromiso de todos y todas las sindicalistas de UGT, y de toda la sociedad contra la violencia de género así como adoptar las medidas necesarias y contar con recursos adecuados para erradicar esta lacra, y en este sentido, también debemos actuar desde el ámbito laboral, atendiendo a la especial situación que viven las víctimas y promoviendo protocolos y actuaciones específicas”.

Cristina Antoñanzas ha subrayado que “es imprescindible tener en cuenta, por un lado, la especial situación de las mujeres trabajadoras víctimas de violencia de género que hace necesario un tratamiento normativo específico en cuanto a derechos laborales y, por otro, que las mujeres también sufren violencia en el trabajo, cuyas manifestaciones más frecuentes son el acoso sexual y el acoso por razón de sexo”.

“Por ello, son fundamentales políticas activas de empleo eficaces que permitan a las mujeres víctimas de violencia de género acceder al mercado laboral y a empleos de calidad pero también medidas específicas como un permiso retribuido de dos meses, campañas institucionales de sensibilización y formación en el ámbito laboral, reconocimiento de derechos laborales para las víctimas de acoso sexual y acoso por razón de sexo o la obligación de implantar en las empresas medidas de prevención y protocolos contra el acoso sexual y el acoso por razón de sexo” ha añadido.

Dar prioridad a los Planes de Igualdad en la Negociación Colectiva

Antoñanzas ha recordado que “Durante los años de la crisis, la prioridad de afrontar los desafíos económicos se ha utilizado como excusa para relegar las políticas de igualdad de género o hacerlas prescindibles, de manera que las políticas de recortes en el gasto público, especialmente en los ámbitos de educación, sanidad y servicios sociales, han sido especialmente gravosas para las mujeres, principal mano de obra en dichos sectores” ha destacado.

“Al mismo tiempo”, ha afirmado, “esas políticas han supuesto un recorte en los servicios públicos de asistencia y sanidad, empujando hacia una reprivatización de los mismos y al retorno a los roles de género tradicionales, de forma que las tareas de cuidados y atención de las responsabilidades familiares están volviendo a recaer sobre las mujeres”.

En este sentido, la Vicesecretaria General de UGT, ha subrayado que “el logro de la igualdad efectiva entre mujeres y hombres tiene que ser un objetivo prioritario en nuestro día a día y por tanto es necesario tenerla en cuenta en la negociación de los convenios colectivos, de los planes de igualdad y en nuestra acción sindical en los centros de trabajo”.

“De no hacerse así, la situación de desigualdad puede empeorar aún más, colocando a las mujeres en una posición más precaria y vulnerable en el mercado de trabajo y en consecuencia en el resto de ámbitos de su vida social, económica y personal”.