EN CASO DE DESPIDO... QUÉ HACER

La inestabilidad laboral es uno de los defectos de nuestro mercado laboral. Muchos jóvenes se han tenido que enfrentar alguna vez a la desagradable situación del despido. Este a veces es consecuencia de la contratación temporal, y en otras ocasiones se puede producir de un forma rápida e inesperada.

Muchas circunstancias obligan a esta situación, desde procesos de adquisiciones o fusiones empresariales que obligan a hacer reajustes en las plantillas; hasta la finalización repentina de un contrato; pueden conducir a perder un empleo. Pero, ¿cómo afrontar ese momento? ¿cuáles son los pasos que se han de dar? Desde este Observatorio de empleo pensamos que en la mayoría de los casos se desconocen los procesos.

Por ello, es conveniente estar preparados para esta situación y saber actuar; y lo más importante, conocer cuáles son los trámites administrativos que la empresa debe cumplir, así como la indemnización que nos corresponde, cuando nos veamos afectados por un despido.

En función de la forma en que se produzca la finalización de una relación laboral  entre empresa y trabajador variarán las obligaciones de la primera y también los derechos del segundo. En general, cuando una empresa decide anular el contrato que le vincula con un trabajador, en el momento de la comunicación de dicha circunstancia debe entregarle una carta en la que figure tal decisión y la causa que la motiva; la liquidación, el salario y la cantidad que se le adeude en otros conceptos como, por ejemplo, vacaciones no disfrutadas; un certificado de empresa y los documentos de cotización para solicitar la prestación por desempleo.