2.2.-Forma de un contrato 


El contrato de trabajo puede ser escrito o de palabra. Pudiendo ser exigida esta última forma por cualquiera de las partes o una disposición legal.

Como norma general serán por escrito los contratos: en prácticas y para la formación, los celebrados para la realización de una obra o servicio determinado, los contratos de inserción, los de interinidad, los contratos a tiempo parcial, los contratos de trabajo fijo-discontinuo, de relevo, a domicilio, los celebrados por empresas de trabajo temporal, y también, los de los trabajadores contratados en España al servicio de empresas españolas en el extranjero. Así mismo, constarán por escrito los eventuales por circunstancias de la producción cuando su duración fuera superior a cuatro semanas. 

Aunque el contrato se realice de forma verbal han de constar por escrito las siguientes cláusulas:

  - La concertación del período de pruebas. 
  - El pacto de permanencia en la empresa 
  - Si el trabajador asocia su trabajo a un auxiliar o ayudante, en el trabajo en común y contrato de grupo.