Hay que consensuar un modelo de economía circular que asegure la sostenibilidad y el empleo verde

5 de junio, Día Mundial del Medio Ambiente: “sin contaminación por plásticos”


  • UGT manifiesta su honda preocupación por la contaminación que generan los residuos plásticos y que afecta a la naturaleza y a la salud de las personas. Cada año, 13 millones de toneladas de plásticos acaban en los océanos y más del 90% del agua embotellada y el 83% del agua del grifo contienen microplásticos

  • Apuesta por una política de residuos inspirada en los principios de la prevención y minimización a través de una gestión eficaz que fomente el reciclado

  • Demanda la participación de los sindicatos en la política medioambiental de las empresas en materia de residuos y apoya el desarrollo de un modelo de economía circular, consensuado, que asegure la sostenibilidad y contribuya a la creación del empleo verde, decente y seguro

El 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, cuyo lema para este año es "Sin contaminación por plásticos". Desde la primera celebración en 1974, el Día Mundial del Medio Ambiente ha ayudado a concienciar y presionar políticamente para abordar preocupaciones crecientes, como la reducción de la capa de ozono, la gestión de productos químicos tóxicos, la desertificación o el calentamiento global.

El objetivo de este año es hacer un llamamiento a la población de todo el mundo en favor de un planeta sin contaminación por plástico y concienciar sobre la importancia de reducir la cantidad de plásticos que se vierten en nuestros océanos. Es intolerable que cada año 8 millones de toneladas de plástico acaben en los océanos, destruyendo los ecosistemas naturales y amenazando la vida de las especies marinas (se estima que 100.000 animales marinos mueren cada año a causa del plástico). Si se mantiene la tendencia actual, en el año 2050 habrá más plásticos que peces.

Para ello la ONU, en el Día Mundial del Medio Ambiente, quiere hacer hincapié en cuatro grandes áreas clave:

  • Reducir los plásticos de un solo uso. Eliminar los plásticos de un solo uso, tanto de las cadenas de diseño como de nuestros hábitos de consumo, es un primer paso crucial para vencer la contaminación por plásticos.
     
  • Mejorar la gestión de los residuos. Cerca de un tercio de los plásticos que utilizamos escapan a nuestros sistemas de recolección y gestión.
     
  • Erradicar los microplásticos. Estudios recientes muestran que más de 90% del agua embotellada y 83% del agua del grifo contienen microplásticos. Nadie está seguro de cómo puede afectar a la salud humana, pero cada día cantidades mayores están apareciendo en nuestra sangre, estómagos y pulmones.
     
  • Promover la investigación de alternativas. Se necesita más investigación para hacer que las alternativas al plástico sean sostenibles, económicamente viables y que estén disponibles para todos los consumidores.

La celebración de este día debe concienciarnos de que tenemos que cambiar nuestros hábitos de consumo en el día a día para poder reducir la contaminación de los plásticos. Una contaminación que afecta a la naturaleza y también a nuestra propia salud. Es cierto que el plástico tiene usos muy valiosos, pero actualmente dependemos demasiado del plástico desechable (el 50% del plástico que consumimos es de un solo uso) y eso tiene graves consecuencias medioambientales ya que deben pasar en torno a 100 años para que el plástico se degrade en la naturaleza.

Además de cambiar nuestro modo de uso de los productos plásticos, también es necesario modificar el enfoque en cuanto a su diseño y producción. El modelo lineal de obsolescencia programada, en el que los productos están fabricados con la intención de que se desechen inmediatamente después de su uso, tiene que sustituirse por un modelo circular de diseño y producción, en el que prime el ecodiseño, la eficiencia y la innovación tecnológica.

Desde la Unión General de Trabajadores, nos queremos unir a la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente ya que compartimos totalmente la preocupación por la contaminación que generan los residuos plásticos en la naturaleza.

En este sentido, apostamos por una política de residuos inspirada en los principios de la prevención y minimización con el fin de reducir su generación y su peligrosidad. La gestión de residuos debe abordarse desde una concepción integral que dé prioridad a la prevención, la preparación para su reutilización, el reciclado y la recuperación de materiales. Además, consideramos imprescindible la participación de los representantes de los trabajadores y trabajadoras en la política medioambiental de las empresas en materia de residuos, dotándolos de toda la información y formación necesaria para que sea efectiva.

También apoyamos el desarrollo de un modelo de economía circular, que asegure la sostenibilidad de nuestra economía, la utilización más eficiente de los recursos, la producción de menos residuos y que contribuya a la creación de empleo verde, decente y seguro. Este cambio transformará el mercado de trabajo por lo que es muy importante la implicación de todos los agentes sociales en el desarrollo de la economía circular, estableciendo un diálogo social a todos los niveles.

Por último, indicar que desde UGT consideramos totalmente insuficiente la partida destinada a medio ambiente en los Presupuestos Generales del Estado de 2018. Entendemos que estos Presupuestos no dan solución a la problemática ambiental existente en nuestro país. Destaca muy negativamente el programa de actuaciones para la prevención de la contaminación y el cambio climático, que ha disminuido un 21% respecto al año anterior y acumula una pérdida del 78% desde 2011. Este presupuesto es insuficiente para, por un lado, lograr el impulso necesario que requiere la transformación real de nuestro sistema productivo hacia una economía circular y baja en carbono, incluyendo una transición justa de los trabajadores y, por otro, desarrollar las actuaciones necesarias de adaptación y mitigación del cambio climático que permitan abordar el alto grado de vulnerabilidad y los grandes riesgos a los que se enfrenta nuestro país.

Esperamos que este nuevo Gobierno tenga entre sus prioridades la defensa del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático y destine fondos suficientes para afrontar esta gran transformación que va a suponer la transición hacia un modelo económico y productivo bajo en emisiones de carbono. Instamos al nuevo Gobierno a que no deje pasar la oportunidad de emprender este camino a través del diálogo y la participación de los agentes sociales, con el fin de mejorar la vida de todos y todas, sin dejar a nadie atrás.