Hacen falta políticas para impulsar la recuperación social

Versión para impresiónVersión para impresión

17 de octubre, Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza


► En España más de 10 millones de personas se encuentran en riesgo de pobreza y la tasa de pobreza supera el 21% (superior a la registrada hace 10 años). Además, 1 de cada 10 hogares ha empeorado su situación económica.

► España es el tercer país europeo con mayor tasa de personas trabajadoras pobres (13% frente al 9,5% de media de Europa) y hay más de 3 millones de desempleados, muchos de ellos de larga duración que no cobran ya ninguna prestación.

► UGT exige que la recuperación económica suponga también una recuperación social y para ello reclama incentivar la creación de empleo estable y con salarios dignos y reforzar la protección social. Son precisos mayores recursos para hacer frente a las situaciones de pobreza y establecer ya una Prestación de Ingresos Mínimos conforme a la Iniciativa Legislativa Popular impulsada por los sindicatos.

► Defiende políticas públicas, sociales y redistributivas, para facilitar la integración social y laboral de todas las personas, a las que se debe garantizar un nivel de vida digno.


Con motivo del Día Internacional para la Erradicación de la pobreza, la ONU recuerda que una de cada diez personas vive en situación de pobreza. Conscientes de la gravedad de esta situación, la ONU, tanto en su Agenda 2030, como en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), ha dedicado su Objetivo nº 1 a la lucha contra la pobreza, el cual se constituye como el objetivo principal, ya que la pobreza es la causa que aparezcan otras muchas dificultades.

El no tener ingresos suficientes dificulta el poder hacer frente a las necesidades más básicas, como la alimentación, el disponer de una vivienda o el acceder a bienes y servicios como la educación o la sanidad. Es decir, ser pobre no sólo significa no tener ingresos económicos, sino que debe analizarse desde el punto de vista de los derechos humanos, ya que dificulta el poder tener una vida digna.

En España tenemos más tasa de pobreza que hace 10 años

En nuestro país, según la Encuesta de Condiciones de Vida, la población en riesgo de pobreza sigue superando el 21%, si bien comparativamente con el año anterior, se ha reducido levemente. Lo que en un primer momento puede parecer buena noticia, ya que estamos ante el mejor dato desde 2013, si echamos la vista atrás, podemos observar como hace 10 años, este porcentaje se situó en un 19,8%. Eso significa que más de 10 millones de personas se encuentran en riesgo de pobreza.

A esto se une el hecho que el empleo que se está creando es de baja calidad, con contratos precarios y bajos salarios. La recuperación económica, como refleja en la subida del PIB en un 0,5% en el segundo trimestre de este año, no está suponiendo una recuperación social, situando a España como el tercer país europeo con mayor tasa de trabajadores pobres, con un 13%, frente al 9,5% de media de Europa. Tener un trabajo ya no garantiza poder hacer frente a las necesidades básicas.

Lejos de mejorar esta situación, debemos recordar que, según las últimas cifras de desempleo, ya son más de 3 millones el número de parados en nuestro país y que muchos de ellos, son parados de larga duración, y que están agotando sus prestaciones de desempleo.

Para UGT, es inaceptable que en 1 de cada 10 hogares haya empeorado su situación económica, teniendo verdaderas dificultades para atender sus necesidades más esenciales, como una vivienda digna y una alimentación adecuada; y no se les esté brindando una respuesta urgente para que puedan cubrir sus necesidades más básicas, para que puedan vivir dignamente, y para eliminar, o al menos reducir y prevenir la aparición de situaciones de pobreza.

Hacen falta políticas y recursos para erradicar las situaciones de pobreza

Consideramos, que se hace más necesario que nunca, abordar las situaciones de pobreza que se están presentando en nuestro país, a través de políticas públicas que tengan como objetivo una sociedad más igualitaria y un crecimiento económico y social; y que suponga un aumento del empleo, una mejora de la inclusión social, y la igualdad, junto con el desarrollo de un nuevo modelo de protección social suficiente que nos permita afrontar las nuevas situaciones que se están produciendo.

La lucha contra la pobreza debe afrontarse desde un punto de vista multidimensional, con un diseño integral en las políticas sociales y redistributivas que actúe sobre los elementos que pueden originar situaciones de vulnerabilidad económica y social. Actualmente la cobertura de la protección social, para hacer frente a las situaciones de pobreza, está muy limitada, y por ello se debe actuar, en el marco de las políticas públicas, para lograr la integración social y laboral para que todas las personas tengan un nivel de vida digno.

En este marco se sitúa la Iniciativa Legislativa Popular, impulsada por los sindicatos, en el Congreso de los Diputados, para crear una Prestación de Ingresos Mínimos, en el ámbito de protección de la Seguridad Social, que dé cobertura a todas las personas que estando en situación de desempleo no encuentran trabajo ni superan un umbral mínimo de ingresos.

Reforzar las políticas de cooperación

En el ámbito internacional, es preciso fomentar la cooperación sindical y favorecer la creación de estructuras sindicales en los países y regiones más pobres, para asegurar un reparto justo de la riqueza y empleos dignos y con derechos.

En este sentido, el próximo Gobierno debería reforzar, en los Presupuestos, las políticas de cooperación internacional, con recursos específicos y suficientes.