Exigimos un Acuerdo de Negociación Colectiva que permita repartir la riqueza

Versión para impresiónVersión para impresión

El Secretario General de UGT, Pepe Álvarez,  ha afirmado que las movilizaciones convocadas por los sindicatos son una “carrera de fondo” para cambiar las políticas y ha recordado que las del día 22 de febrero se producirán frente a las sedes de las patronales para que se sienten a negociar un Acuerdo, con carácter general, que permita repartir la riqueza que se genera en el país. Algo que generaría bienestar para las personas que tienen trabajo y oportunidades para las que no lo tienen, pues el incremento salarial permitirá, mayor consumo y mayor crecimiento económico y del empleo. 

En este sentido ha advertido que “no podemos continuar con políticas salariales que han hecho que las rentas del trabajo hayan pasado de representar el 52% en la renta nacional, al 48%, lo contrario de lo que ha ocurrido con las rentas de capital. Hay que tener en cuenta el momento que vivimos”, con un crecimiento de la economía de más del 3% y una inflación también del 3%.  Por eso, si la patronal no negocia y esta situación no se solventa con un Acuerdo, “lo solventaremos empresa a empresa, sector a sector, lo que generará conflicto”. 

Álvarez, que ha hecho estas declaraciones antes de intervenir en una asamblea de delegados de UGT-Castilla y León, en Valladolid, ha valorado positivamente las movilizaciones del fin de semana  pero ha dicho que “somos conscientes de que hay que trabajarlas, en los centros de trabajo, implicando a los compañeros y compañeras de las fábricas, como lo vamos a hacer el mes que viene”.

Se trata establecer un proceso de movilización creciente, combinando la movilización y la negociación, en base a tres objetivos: el reparto de la riqueza que se produce en nuestro país, que “solo está en manos de unos pocos”; la lucha contra la desigualdad, porque la brecha salarial es “absolutamente insoportable”;  e impulsar las negociaciones con el Gobierno, porque “el tiempo se agota “y de las mesas comprometidas solo está en marcha la que hace referencia al Pacto de Toledo, “con elementos de desacuerdo considerables”.

En este sentido, ha afirmado que para UGT es una condición “sine que non” derogar la reforma unilateral de pensiones realizada por el Gobierno del PP en 2013 e instaurar que “las pensiones se revaloricen de acuerdo con el coste de la vida”, restaurando los acuerdos previos a esta reforma.

Álvarez ha recordado al Gobierno que una inmensa mayoría de personas no está conforme con este reparto injusto de la riqueza en nuestro país y que 7 de cada 10 ciudadanos votaron cambios en las políticas, en las últimas elecciones.

Sobre los estibadores

Pepe Álvarez ha manifestado que “los estibadores no tienen que pedir perdón por tener unos sueldos decentes” y ha defendido la labor de estos profesionales.

Ha dicho que “la legislación europea permite una regulación de la estiba, que no pase por desregularla y generar una situación de precariedad laboral, absolutamente insoportable, que solo beneficiaría a las empresas estibadoras”.

Por lo tanto, el decreto del Gobierno, en relación con la estiba, “no tiene ningún sentido y es desproporcionado” y, si no se negocia y se llega a un acuerdo, va a generar un conflicto en el país insoportable, desde el punto de vista económico. En ese caso, "el único responsable será el Gobierno". Además, el decreto, tal y como está, parece que no va a ser ratificado por la mayoría del Congreso de los Diputados.

Asimismo, ha pedido al Ejecutivo que no utilice a la Unión Europea como "excusa permanente" ya que, según ha recordado, España tiene una soberanía que debe defender, al igual que lo hacen Francia, Holanda o Bélgica.