Es urgente desarrollar la industria para fortalecer la economía española

Versión para impresiónVersión para impresión

Hay que buscar mecanismos para una distribución más justa de la riqueza que disminuya la desigualdad


• Los datos de la Contabilidad Nacional ponen de manifiesto debilidades de la economía española como la bajísima calidad del empleo y la poca evolución del sector industrial que deben corregirse de manera urgente.

• Hay que cambiar el modelo productivo, impulsar los sectores industriales, incrementar el esfuerzo en I+D y desarrollar una industria de alto valor añadido que genere más empleos y de mayor calidad.

• Es necesario aprovechar la situación de crecimiento para actuar en la dirección de fortalecer el mercado de trabajo y la economía y para ello es fundamental un Pacto por la Industria que implique a todos los actores políticos y a los interlocutores sociales.

Madrid, 28 de junio de 2019.- El Instituto Nacional de Estadística ha publicado hoy los datos correspondientes a la Contabilidad Nacional Trimestral del primer trimestre de 2019, que confirman que el PIB sigue creciendo con una intensidad superior a la de los países de nuestro entorno, con un incremento del 0,7% respecto al trimestre anterior, y una tasa interanual del 2,4%, ligeramente superior al 2,3% registrado en el último trimestre de 2018.

Además, la contribución al crecimiento de la demanda interna es de 2,2%, mientras la demanda externa, que había pasado a una aportación negativa, se sitúa de nuevo en una aportación positiva de 0,2%, cuatro décimas por encima de la del trimestre anterior. Lo que refleja que nuestra economía está soportando bien la política comercial de EEUU, su guerra comercial con China y los efectos que de ello se están derivando para el comercio mundial.

Dentro de la demanda interna, el gasto en consumo final crece en tasa interanual un 1,6%, mientras la formación bruta de capital fijo aumenta un 4,7%, fundamentalmente por un incremento de la inversión en maquinaria y bienes de equipo. También en edificación, que presenta un crecimiento interanual del 4,3%.

Por su parte, el empleo, en puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, se incrementa en un 0,7% respecto al trimestre anterior, y en un 2,8% en términos interanuales, lo que supone un fuerte incremento de la creación de empleo, de 510.000 empleos en un año, pero también refleja la bajísima calidad del empleo que se está creando; la productividad por puesto de trabajo y por hora trabajada disminuyen un 0,4%.

En tasas de variación interanual, los costes laborales unitarios crecen un 2,1% y la remuneración por asalariado aumenta un 1,6%.

Sin embargo, aunque los datos reflejan que la senda de crecimiento de la actividad y de creación de empleo se mantienen, la calidad del empleo creado y la evolución del sector industrial son dos debilidades sobre las que hay que actuar de manera inmediata, así como buscar mecanismos para una distribución más justa de la riqueza, que disminuya la desigualdad.

Efectivamente, la industria refleja en tasas de variación interanual un crecimiento del 0,1%, frente al 2,4% del conjunto de la economía; si bien en el caso de la industria manufacturera este crecimiento es del 1,2%. A su vez, el empleo de las ramas industriales, en tasa de variación interanual, se sitúa en el 0,0%, frente al 2,8% del conjunto de la economía.

La mejora de la calidad del empleo y las actuaciones en política económica que permitan revertir estas debilidades son muy urgentes. UGT lleva tiempo reclamando que hay que aprovechar la situación de crecimiento para actuar en la dirección de fortalecer nuestro mercado de trabajo y nuestra economía. Todos somos conscientes de la importancia de un sector industrial fuerte, para aguantar mejor los periodos de crisis, y así lo han manifestado en distintas ocasiones los diferentes partidos políticos.

Sin embargo, la inacción política en esta materia está dando lugar a que nuestro país se aleje, en lugar de acercarse, del objetivo del 20% de peso de la industria sobre el VAB en 2020. Hay que aprovechar el crecimiento para que nuestra economía se apoye en sectores con menor volatilidad que la construcción y la hostelería. Y para eso, hay que apostar por un cambio en el modelo productivo, con un decidido impulso a los sectores industriales, con un incremento del esfuerzo en I+D, pasando a un modelo basado en una industria de alto valor añadido en sectores sostenibles económica, social y medioambientalmente, que generen más empleos y de mayor calidad.

Por ello, UGT considera que es fundamental un Pacto por la Industria, que implique a todos los actores políticos y a los interlocutores sociales, para establecer un Plan Estratégico que permita a nuestro país avanzar en la dirección de alcanzar ese 20% sobre el VAB.

Ayer conocimos los datos de la Encuesta de Calidad de Vida, que concluye que el crecimiento económico está demostrándose incapaz de reducir los niveles de pobreza, reflejando un riesgo de pobreza o exclusión social del 16% de los ocupados, el 59% de los desempleados y el 15% de los jubilados, reflejo de la escasez de los salarios, prestaciones y pensiones.

Hay que actuar en una mejor distribución de la renta y para ello, es fundamental una actuación contundente en materia de estabilidad laboral, que reduzca significativamente los empleos temporales y la parcialidad laboral no deseada, revirtiendo la reforma laboral y actuando para la consecución de una mayor calidad en el empleo y un más adecuado reparto de la renta nacional, con la aplicación del SMI a todos los trabajadores que siguen encontrándose por debajo, con el cumplimiento de las recomendaciones del AENC en materia salarial y con la implementación de un ingreso mínimo de acuerdo con la ILP presentada por los sindicatos, que reduciría los intensos niveles de pobreza derivados del desequilibrio en el pago del coste de la crisis, y permitiría un crecimiento económico más estable e igualitario.


Corte de audio con la valoración del Secretario de Política Sindical, Gonzalo Pino