Es indispensable una reforma que “haga razonables” los costes energéticos en la industria

Versión para impresiónVersión para impresión

El Secretario General de UGT, Cándido Méndez, afirmó hoy en Santander, donde ha asistido a una visita oficial a la fábrica de BSH en su 160 aniversario, que "es indispensable y urgente una reforma energética en España que haga razonables los costes de la energía en la actividad industrial", tras matizar que "en ningún caso, la reforma laboral o la pérdida de derechos laborales pueden ser una moneda de cambio en el mantenimiento de las industrias".

Méndez, que ha participado antes de su visita a la planta productiva de BSH en una reunión con delegados de las principales industrias de Cantabria junto con su homólogo de la Federación de Industria (MCA-UGT), Carlos Romero, ha asegurado que "si algo se ha constatado de esta reunión es la preocupación que existe por el impacto de los costes energéticos en la producción y en el mantenimiento de la propia actividad industrial".

"Si se quiere apostar por el sector industrial, habrá que abordar una reforma para que los costes energéticos sean razonables como en Francia o en Alemania, una reforma que facilite el mantenimiento de la producción y de los empleos porque el Gobierno lo que no puede permitir es que para paliar esos costes energéticos se recurra a los derechos laborales; sería inaceptable, injusto y erróneo", ha reiterado.

Un marco de negociación del sector lácteo para dar un impulso decisivo

El Secretario General de UGT ha aludido también al conflicto de los agricultores y los ganaderos europeos, tras instar tanto al Gobierno español como a la Comisión Europea a "facilitar un marco de negociación adecuado para que los productores y las industrias alcancen un acuerdo justo".

En este sentido, ha recordado que con los agricultores, y en especial con los ganaderos, "se da el insólito caso de que trabajan los 365 días del año y lo hacen sin saber cuánto van a cobrar, además de estar a merced de los cambios de producción".

Por ello, ha insistido en la necesidad de generar un marco de negociación en el sector lácteo "al que hay dar un impulso decisivo, que permita resolver el problema cuanto antes" y ha apostado para ello por "una formulación equivalente a la de un convenio colectivo donde los productores puedan tener una remuneración justa".

Casos de Sniace y de BSH

A preguntas de los periodistas, Cándido Méndez se ha referido a la reapertura de la planta productiva de Sniace en Torrelavega, tras criticar que "los trabajadores llevan mucho tiempo luchando para que se reabra la fábrica e incluso la solución ya está dibujada para ello, el problema es que nos encontramos con un retraso que proviene de la inacción del Gobierno".

"Los trabajadores han puesto todo su empeño, se han encontrado con la solución y ahora son elementos burocráticos o políticos los que están retrasando la reapertura", ha añadido.