En lugar de hacer regalos fiscales, el Gobierno debería hacer una reforma integral del sistema

Versión para impresiónVersión para impresión

​El Secretario General de UGT, Cándido Méndez, en relación al Consejo de Política Fiscal que aprueba hoy los objetivos de déficit y deuda de las Comunidades Autónomas, ha señalado que si el Gobierno quiere, de verdad, hacer que pase la recuperación del diccionario político a la realidad de las personas tiene que incorporar necesariamente una estrategia que pase por incentivar el crecimiento económico. Hay que compatibilizar el crecimiento económico con el tratamiento del déficit público en nuestro país”.

Cándido Méndez ha realizado estas declaraciones previas a su intervención en la jornada sobre reforma laboral organizada conjuntamente por UGT y el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), donde ha afirmado que el Ejecutivo, “en lugar de hacer una reforma integral de la fiscalidad, ha decidido adelantar, para convertirlo en un regalo electoral, una rebaja de impuestos. A partir del anuncio que han hecho, el ministro de Hacienda va a tener muy difícil, cuando se le plantee la necesidad de flexibilizar los criterios de déficit, contrarrestar esa petición”.

Porque hay que preguntarse “en qué sentido hay dinero para anticipar este regalo fiscal, en lugar de hacer una reforma integral de la fiscalidad, y no hay margen de maniobra para beneficiar el crecimiento flexibilizando el déficit y cumpliendo con la UE”.

“La cuestión no está tanto en espigar sobre unas figuras tributarias decisiones que pueden ir a beneficio de inventario de un partido, sino que hace falta de verdad una reforma integral de la fiscalidad, de manera tal que se haga realidad que el que más tiene pague más y el que menos tiene pague menos, y que la carga fiscal se reparta de manera equitativa, y eso no ocurre en nuestro país”.

En este sentido, ha señalado que “el sistema tributario español está gravitando en más de un 80% de su recaudación en las clases trabajadoras. Hay un reparto muy desigual de la carga tributaria. Esta reducción del IRPF no beneficia más a quien menos tiene, sino a los que más capacidad económica tienen”.