El problema de la vivienda debe estar en el centro de las políticas sociales

Versión para impresiónVersión para impresión

UGT reclama una reforma legislativa para establecer como derecho el acceso a una vivienda digna y adecuada


La política pública de vivienda en España debe incrementar la inversión hasta el 1,5% del PIB

El Instituto Nacional de Estadística (INE) publica en el día de hoy, sendas encuestas, una referida a la estadística sobre Ejecuciones Hipotecarias (EH) y otra, sobre el Índice de Precios de la Vivienda (IPV), ambas referidas al segundo trimestre de 2019.

Respecto a las ejecuciones hipotecarias iniciadas en el registro de la propiedad, éstas ascienden a un total de 16.424, lo que supone un 12% más con respecto al trimestre anterior y un 10,9% si se compara con el mismo trimestre de 2018. De forma pormenorizada, de las ejecuciones sobre viviendas pertenecientes a personas físicas, 1.359 se refieren a vivienda habitual y 627 a segundas residencias (24% y 14,8% menos, respectivamente comparadas con el trimestre anterior). Por el contrario, las ejecuciones sobre personas jurídicas sufren un aumento de un 25,8%.

En lo relativo al IPV, en este segundo trimestre de 2019 sufre una bajada de 1,5 puntos con respecto al anterior, situándose en el 5,3%. Por tipo de vivienda, la vivienda nueva sube un 7,2% y la de segunda mano sube igualmente un 6%.

Imposible acceso a la vivienda

UGT muestra su preocupación en relación con estas cifras, pues conllevan el que muchos trabajadores y trabajadoras pierdan su vivienda o bien se vean imposibilitados en el acceso a la misma y, todo ello, unido a unos bajos salarios y a un mercado laboral precarizado con una inadecuada protección al desempleado y una ausencia casi total de políticas activas de empleo, hacen que el problema de acceso a una vivienda digna sea casi un imposible.

Derecho a una vivienda digna y adecuada

UGT apuesta, entre otras muchas medidas, por una política pública de vivienda con mayor inversión pública (1,5 del PIB), donde sea prioritario la construcción de un gran Parque Social de Viviendas Sociales a precios asequibles, preferentemente en alquiler; una reforma legislativa que incorpore el derecho a una “vivienda digna y adecuada” cuando se carezca de recursos, o bien el implementar medidas para evitar la burbuja en el alquiler creando previamente un índice nacional de referencia de precios de alquiler. En definitiva, asignar a la vivienda un valor de uso y despojarla del carácter de instrumento de inversión y búsqueda de rentabilidad con su tenencia.

Es por ello que  UGT insta a nuestros políticos para que, a la mayor brevedad posible, conformen un gobierno progresista donde se incluya el problema de la vivienda en el centro de sus políticas sociales, como forma de combatir la pobreza y la exclusión social; unas políticas en las que se ponga en el centro de las mismas las necesidades habitacionales de las personas, medidas habitacionales con un nuevo giro social para con ellas hacer efectivo un derecho tan fundamental como es el derecho a una vivienda digna, adecuada y accesible.

► Declaraciones de Mari Carmen Barrera, Secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Protección Social de UGT