Decálogo de UGT por una Europa justa y solidaria

Versión para impresiónVersión para impresión

La Unión General de Trabajadores llama a la ciudadanía a votar y participar en las próximas elecciones europeas del 26 de mayo. Un voto que debe apoyar las opciones de progreso para aislar a las fuerzas fascistas, radicales, xenófobas o cualquier otra cuyo único interés sea el enriquecimiento de unos pocos y acabar con el progreso y la integración social, democrática, económica y política que mayor periodo de paz y prosperidad ha dado al continente europeo: la propia Unión.

Por todo ello, y en consonancia con la Confederación Europea de Sindicatos (CES), UGT ha elaborado un decálogo para una Europa más justa para los trabajadores y trabajadoras, centrado en:

1) La Europa de sus valores fundacionales

Frente al amenazante crecimiento de la extrema derecha, solo los valores fundacionales, la cooperación entre los pueblos del continente en un espacio de desarrollo que asegure la libertad, la igualdad, la solidaridad y la justicia social puede servirnos para regenerar un sentimiento europeo más necesario hoy que nunca como freno a la vuelta a los momentos más sombríos de nuestra historia común.

2) La Europa del Pilar Europeo de Derechos Sociales

Sin una Europa Social no hay futuro para la Unión Europea. El próximo mandato del Parlamento Europeo debe tener como eje el desarrollo de los derechos sociales (educación de calidad, aprendizaje continuo, prevención de riesgos laborales, adecuada protección social, conciliación y vivienda digna, servicios sociales de progreso).

3) La Europa de las oportunidades

Los colectivos más vulnerables en toda la UE (Las personas jóvenes, las paradas de larga duración y pensionistas) requieren de una estrategia que garantice no ya servicios de asistencia pasiva sino sus derechos sociales como el derecho al trabajo y su autonomía vital en sus múltiples aspectos (vivienda, educación, cultura, etc.).

4) La Europa de los migrantes

Una Europa envejecida necesita de migrantes que sean acogidos con respeto y justicia, protegiéndolos de la explotación de todo tipo, garantizando sus derechos humanos, valor esencial inmanente a la Unión Europea.

5) La Europa del desarrollo sostenible y la transición justa

La nueva economía digital, la transición energética son realidades que deben gestionarse desde la democracia, la participación de los interlocutores sociales en todos los ámbitos, acompañándose de una política industrial que cree empleo de calidad en los territorios con mayor problemática social. Las nuevas formas de empleo deben ser abordadas desde la perspectiva de los derechos sociales, asegurando la prevalencia de la laboralidad, protección social digna y la lucha contra el fraude de todo tipo.

6) La Europa de los empleos de calidad y los salarios al alza

No hay mejor medida contra la extrema derecha que la aplicación de reformas económicas progresivas y sostenibles, reformando el injusto y antisocial semestre europeo y complementándolo con herramientas sociales de igual valor normativo. Las políticas de creación de empleo de calidad (salarios mínimos dignos, fortalecimiento de la negociación colectiva, reducción de los desequilibrios salariales y la convergencia salarial al alza) son un instrumento imprescindible frente a la pobreza laboral en Europa.

7) La Europa del diálogo social

Sin diálogo social, negociación colectiva, ni participación de los trabajadores y trabajadoras no se corregirán los desequilibrios generados por políticas de austeridad que han resucitado ideologías que creíamos muertas.

8) La Europa de una fiscalidad más equitativa

Los sistemas fiscales deben ser más justos y progresivos en la UE para que la distribución de la riqueza sea equitativa y se financien de manera más eficaz los servicios públicos y la protección social. La UE debe liderar, la lucha contra la evasión, la elusión y el fraude y los paraísos fiscales en el mundo.

9) La Europa de la Igualdad

La igualdad de trato y oportunidades es uno de los valores fundamentales de la Unión Europea. La eliminación de la brecha salarial y la violencia de género deben ser objetivos básicos de este mandato. Es imprescindible, igualmente, un compromiso radical contra aquellos que promueven el odio por cualquier tipo de motivo (orientación sexual, raza, credo, ideología, etc.).

10) La Europa del progreso

La defensa y promoción de los Derechos Humanos, la Agenda 2030 y los ODS y del tripartismo, y la defensa acérrima de la legalidad internacional, la democracia, la participación, la libertad y la igualdad, y del Estado social y de derecho en el mundo, deben ser los ejes de acción de todas las políticas de la Unión. Europa como baluarte del progreso y de la justicia social global.