“Auschwitz. No hace mucho. No muy lejos”

Versión para impresiónVersión para impresión

La CEC de UGT visita la Exposición sobre Auschwitz


La Comisión Ejecutiva Confederal de UGT, encabezada por su Secretario General, Pepe Álvarez, ha realizado una visita institucional a la Exposición “Auschwitz. No hace mucho. No muy lejos”, coincidiendo en el tiempo con la celebración, el pasado 27 de enero, del Día Internacional en Memoria de las Víctimas del Holocausto, la celebración, el 30 de enero, del Día de la Paz y la No Violencia y la celebración del 130 aniversario de UGT, que se conmemora con distintos actos desde agosto de 2018.

Hace ya mucho

Hace 130 años, nació UGT, un sindicato de clase en defensa de los intereses de los trabajadores y trabajadoras, que siempre ha luchado por las libertades y los derechos democráticos. Motivo por el que sus militantes fueron perseguidos, encarcelados y asesinados, durante la Dictadura franquista. 
Así, muchos españoles, entre ellos ugetistas, tuvieron que emigrar y una gran mayoría de ellos terminaron en los campos de concentración nazi, entre ellos Francisco Largo Caballero, que durante dos años permaneció en la enfermería del campo de concentración de Sachsenhausen, falleciendo un año después.

No hace mucho. No muy lejos

Una página de la historia terrible, que no está muy lejos en el tiempo y que nunca se debe olvidar. De ahí esta exposición: para recordar, para condenar y, sobre todo, para aprender del pasado y no volver a caer en los mismos errores.

UGT, con motivo del Día Internacional en Memoria de las Víctimas del Holocausto, ha expresado su solidaridad con las personas, en su mayoría judías, que sufrieron la barbarie nazi.

El sindicato trasmite su compromiso de lucha contra todos aquellos movimientos que exhiben como bandera la intolerancia, la violencia y la persecución a todo aquel que consideran o piensa diferente.

La igualdad y la justicia social están en el ADN de UGT, valores que han permanecido, permanecen y permanecerán siempre.

Una exposición que advierte sobre los peligros derivados del odio

Auschwitz no solo fue el mayor campo de concentración y exterminio nazi, sino también el más letal de todos ellos: más de 1.100.000 personas fueron asesinadas tras sus alambradas.

Convertido en el símbolo inequívoco de los horrores cometidos por la Alemania nazi, sus restos e historia sirven hoy como advertencia universal de los peligros derivados del odio, la intolerancia y el antisemitismo y nos confrontan, asimismo, con los límites de la barbarie humana.

Por primera vez en la historia, más de 600 objetos originales se exponen en la primera exposición itinerante sobre Auschwitz coproducida por Musealia y el Museo Estatal de Auschwitz-Birkenau; un emotivo y riguroso recorrido por uno de los capítulos más oscuros de la historia de la humanidad que, sin duda, removerá la conciencia del mundo.