Unión General de Trabajadores

 

 

 

nota de prensa

En tres meses, la reforma laboral ha deteriorado el mercado de trabajo y no ha creado empleo

Se reduce la contratación tanto temporal como indefinida

 

UGT.- viernes, 4 de mayo de 2012

Valoración de Toni Ferrer, Secretario de Acción Sindical

Los datos publicados hoy por los Servicios Públicos de Empleo indican que en este mes se han registrado como desempleadas 6.632 personas menos que en el pasado mes de marzo, lo que sitúa el número de parados registrados en 4.744.235 personas. Es cierto que disminuye la cifra de desempleados registrados, pero la contratación - tanto la temporal como la indefinida - también se reduce. La reforma laboral y medidas del Gobierno como los Presupuestos Generales del Estado y las posteriores reformas en sanidad y educación, no hacen más que empeorar los datos de desempleo. UGT considera que con este tipo de políticas no se permitirá la recuperación del mercado de trabajo e insiste en que es imprescindible modificar los objetivos y recuperar el crecimiento y el empleo como ejes de la política económica.

Los datos publicados hoy por los Servicios Públicos de Empleo indican que en este mes se han registrado como desempleadas 6.632 personas menos que en el pasado mes de marzo (una caída de apenas el 0,1%). El incremento respecto al año anterior es del 11,1%, o lo que es lo mismo, 474.875 personas. Con estas cifras, el número de parados registrados es de 4.744.235 personas.

Distinguiendo según género, en este mes aumenta ligeramente el desempleo entre las mujeres, con 383 paradas más, mientras que los hombres desempleados son 7.015 menos que en el mes de marzo. En la comparación con abril de 2011, aumentan un 10,7% las mujeres desempleadas y un 11,5% los hombres.

Se reduce el número de jóvenes (menores de 25 años) desempleados, en 8.121 frente al mes anterior, aunque sigue reflejando un incremento interanual del 7%.

Por lo que respecta a los extranjeros, disminuye el número de desempleados en términos mensuales en 10.185 personas (una caída del 1,6%), aunque en la comparación con el año anterior hay una subida del 2,2%.

Por sectores, se recoge una disminución del número de desempleados respecto al mes anterior en el sector agrícola, del 0,7% (lo que supone 1.241 desempleados menos que en el mes anterior); en el sector servicios, del 0,3% (por tanto, 8.304 desempleados menos); y en la construcción, donde la reducción es del 0,2% (es decir, 1.388 parados menos). En el sector industrial, por el contrario, continúa la destrucción de empleo, con 1.828 desempleados más que en el mes de marzo (un aumento del 0,3%).

El número total de contratos registrados en abril disminuye en un 2,3% respecto al mes pasado; en términos interanuales la caída es del 6%, lo que determina un total de 1.003.167 contratos registrados. En este mes, caen tanto los contratos indefinidos (en un 8,5%) como los temporales (en un 1,7%) respecto al mes anterior. En la comparación interanual se registra una reducción del 6,4% de indefinidos y del 5,9% de temporales. Los contratos indefinidos celebrados han supuesto el 9,0% del total de contratos, seis décimas menos que en el mes de marzo.

La tasa de cobertura (correspondiente al mes de marzo) se reduce en 5,4 puntos porcentuales respecto a la registrada el año anterior y en 1,5 puntos respecto a la del mes de febrero, situándose en el 66,4%.

Conclusiones

Tras los datos de la semana pasada de la EPA, hoy se publican los datos del registro: el número de desempleados registrados es de 4.744.235, lo que supone 6.632 parados menos que en marzo. Esta leve disminución resulta preocupante, pues es la menor reducción de un mes de abril (que suele recoger el efecto de la Semana Santa), salvo los años 2008 y 2009.

La reforma laboral y las medidas del Gobierno (Presupuestos Generales del Estado y las posteriores reformas en sanidad y educación, más las que según el Presidente de Gobierno, se seguirán presentando cada viernes), no hacen sino empeorar los datos del desempleo.

Porque sin crecimiento económico no se creará nuevo empleo y la actual situación de la economía en nuestro país, ya en recesión, y en los demás países de la Unión Europea (camino a la recesión) augura una nueva oleada de destrucción de empleo: ya se comprobó con los datos de la EPA (la reducción del número de trabajadores temporales es similar a la del otoño de 2008, a lo que hay que añadir la continúa disminución del número de asalariados indefinidos), confirmándose hoy con el registro de desempleados. Es cierto que disminuye la cifra de desempleados registrados, pero la contratación también se reduce, tanto la temporal como la indefinida, lo que apunta a un abandono del mercado laboral, tanto de los extranjeros como de los nacionales, posiblemente cundiendo ya un efecto desánimo mucho más marcado.

La reforma laboral, como el propio Gobierno ha reconocido, no va a facilitar la creación de empleo, lo cual se demuestra en la continua disminución del número de contratos firmados cada mes, tanto temporales como indefinidos.

A este respecto, hay que considerar varios cambios derivados de la reforma laboral, que dificultan la interpretación de las estadísticas ofrecidas por los Servicios Públicos de Empleo:

Las características del contrato indefinido ordinario se han modificado asemejándose actualmente más a las condiciones del contrato de fomento de la contratación indefinida (33 días) que al ordinario (45 días). Por tanto, los que ahora se consideran indefinidos ordinarios esconden una menor calidad del empleo.

Los contratos de fomento de la contratación indefinida desaparecen como consecuencia de dos decisiones: la rebaja a 33 días de la indemnización en los contratos indefinidos ordinarios y el nacimiento del contrato para emprendedores (también con 33 días de indemnización).

La introducción de esta nueva figura contractual (de apoyo a los emprendedores) complica la interpretación de las estadísticas ofrecidas por los Servicios Públicos de Empleo. Primero porque no aparece como categoría individual de contrato (cuando todos los demás tipos sí que tienen sus propias cifras), sino que está incluida dentro de la modalidad de indefinido ordinario. De este modo, hasta que no se solucione este problema, no es posible saber cuántos contratos son indefinidos ordinarios y cuántos pertenecen a la nueva figura para emprendedores.

Como extensión de la dificultad anterior, tampoco es posible conocer cuántos contratos de la nueva modalidad han sido bonificados o se han aprovechado de incentivos fiscales y cuántos no lo han sido. No se puede responder a la pregunta de cuántas empresas de menos de 50 empleados lo han utilizado sin contar con la bonificación y en sustitución(dado el periodo de prueba ampliado a 1 año), quizá, de contratos temporales, de formación, de relevo o de cualquier otra modalidad.

El aumento en la contratación que la reforma pretendía no se produce por la recesión económica en la que hemos vuelto a entrar, según el avance de la Contabilidad Nacional de España. Con casi un trimestre de reforma laboral, el efecto sobre la creación de empleo es nulo. No son las modificaciones legislativas las que crean empleo, sino la actividad económica. Es más, pueden conducir a una mayor precariedad en el empleo, a pesar del llamado contrato de apoyo a emprendedores de carácter indefinido, pero con periodo de prueba de un año, que puede estar teniendo un efecto sustitución sobre los contratos temporales, avanzando en una mayor rotación laboral y con menor protección del trabajador.

Claramente entonces no todo se debe a la herencia recibida, sino al tipo de políticas que se están llevando a cabo en toda la Unión Europea, con especial intensidad en nuestro país, cuyo único objetivo pretende el ajuste de las cuentas públicas, reduciendo gastos para lograr el déficit establecido como límite en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

Continuar con este tipo de políticas no permitirá la recuperación del mercado de trabajo. El Gobierno, en las previsiones que ha presentado tanto en el Programa de Estabilidad como en el Programa Nacional de Reformas, admite que las reformas que está llevando a cabo no permitirán crear empleo hasta el año 2014, reconociendo que aún en 2015 la tasa de paro se situará en el 22,3%.

No se puede continuar con una política económica que no nos permitirá salir de la recesión, sino que nos ahonda más en ella. UGT considera imprescindible que se modifiquen los objetivos, recuperando el crecimiento y el empleo como ejes fundamentales de la política económica.


 

Información Relacionada

Continúa el descenso en la afiliación a la Seguridad Social

Documento en PDF

Notas de mayo de 2012

Sala de Prensa

Archivo de noticias

Imprime

UGT en Facebook

UGT en Twitter

Página Principal Imprimir esta página volver al principio del documento

Unión General de Trabajadores. C/Hortaleza, 88-28004 Madrid. Teléfono: 915. 897. 100 Fax: 915. 897. 603

UGT es miembro fundador de la CES y de la CSI