Abordar la igualdad de género con valentía

Versión para impresiónVersión para impresión

Cristina Antoñanzas interviene en la jornada “Caminando hacia la igualdad” en la factoría de Renault


La Vicesecretaria General de UGT, Cristina Antoñanzas, ha reclamado “al Gobierno, a los partidos políticos y a los empresarios abordar la igualdad de género con valentía. El Gobierno y los partidos políticos deberían reflexionar sobre los motivos por los que no han estado a la altura y no hemos conseguido avanzar en esta materia ni cumplir con los compromisos adquiridos”.

Cristina Antoñanzas ha realizado estas declaraciones durante la jornada “Caminando hacia la igualdad” en la factoría de Renault, donde ha afirmado también que los empresarios “deben asumir sus responsabilidades y sentarse a negociar, de forma efectiva, sin dilaciones ni juegos de palabras, los planes de igualdad de género sin dificultar el diálogo ni perpetuar las brechas”.

Una jornada que se celebra tras el 8 de marzo, donde “hemos conseguido generar una mayor conciencia social sobre la discriminación que sufrimos las mujeres y hemos sabido canalizar la protesta de la ciudadanía, que exige hechos y respuestas de la clase política y empresarial de nuestro país. Esperemos que en 2020 no estemos como ahora, recordando que en un año no se han producido avances reales ni legales en materia de igualdad”.

Y es que en este último año “las brechas han aumentado. La situación laboral de la mujer se define en cuatro términos: paro, temporalidad, precariedad y bajos salarios. Todo gracias a una reforma laboral que sigue en pie y a las medidas de austeridad y recorte del anterior Gobierno, que suponen un freno para avanzar en igualdad”.

Propuestas de UGT

En este sentido, Cristina Antoñanzas ha recordado que las medidas aprobadas por el Consejo de Ministros “sin duda suponen un avance, pero son claramente insuficientes. Es necesario, en primer lugar, derogar la reforma laboral para acabar con las leyes que permiten la explotación de las mujeres, las brechas salariales y de todo tipo; hacer que las empresas que incumplen sus obligaciones en materia de igualdad sufran las consecuencias; promover un sistema educativo que potencia la igualdad y emprenda la transformación cultural que necesitamos y atajar el acoso y la violencia contra las mujeres”.

Para ello, ha exigido “aprobar y hacer efectiva una ley de igualdad salarial para reducir la brecha salarial, tanto en el empleo público como en el privado; desarrollar legislativamente los Planes de Igualdad, garantizando la negociación en empresas y administraciones públicas de más de 50 trabajadores y trabajadoras, que incluya el diagnóstico de la empresa como parte del plan de igualdad, fijando plazos para su implementación y un informe periódico de seguimiento y evaluación; y equiparar el permiso de paternidad y el de maternidad (dieciséis semanas)”.

Además, ha reclamado “facilitar la corresponsabilidad de la vida laboral, familiar y personal, creación de Escuelas Infantiles de 0 a 3 años, publicas, gratuitas y de calidad; y dotar de mayor presupuesto el Pacto de Estado contra la violencia de Género, en especial las medidas vinculadas con el acceso y la permanencia de las víctimas en un puesto de trabajo”.